Believers International Inc.

Latin American Project

Believers News

Un Tiempo Especial

Posted by solocreed on 7 Ee mayo Ee 2013 a las 19:00

Libro de los Siete Sellos

   Marzo de 1963 fue un tiempo muy especial en la economía de Dios. Eso fue cuando el Hermano Branham predicó la serie, Los Siete Sellos. Las grabaciones después fueron transcritas y hoy día están disponibles en muchos idiomas del mundo.

   Desde diciembre de 1953, el Hermano Branham venía haciendo mención de los Siete Sellos y su significado, pero no fue sino hasta fines de 1962 cuando se venía formando bien el cuadro.

   Estos son los misterios que los eruditos han discutido por muchos siglos. Pero solamente en el tiempo perfecto de un Dios que todo lo sabe, y cuando Él tuviese todo alineado perfectamente – incluyendo a un profeta de la Palabra en la escena en el cual Él tuviese plena confianza – entonces es cuando Dios habría de revelar los misterios contenidos en los Siete Sellos.

   Todo se desenvolvió muy humildemente sin mucho afán. Dios siempre se encuentra ocultado y revelado en lo que pareciera ser una humildad increíble. Así siempre ha sido la manera de Dios.

   Cuando el Hermano Branham mudó su familia de Indiana a Arizona durante el cambio de semestre escolar en enero de 1963, lo hizo a base de una visión, sabiendo que grandes cosas estaban por ocurrir, pero Dios aún no le había revelado todo el itinerario. Lo primero que Dios le indicó fue que enviara invitaciones para los cultos especiales en el Tabernáculo en Jeffersonville, marzo 17-24 de 1963. La serie de cultos sería con respecto a los Siete Sellos.

   La vida parecía continuar normalmente: el Hermano Branham predicó 17 mensajes en Arizona, donde se estaba estableciendo con su familia. Se estaban armando los planes para los próximos  cultos, y parecía que la remodelación del Tabernáculo se lograría justamente a tiempo.

   Luego a principios de marzo, mientras andaba de cacería con algunos amigos en el Monte del Atardecer, el Hermano Branham fue levantado de la Tierra en una constelación de Ángeles y allí le fue dado la comisión: “Vuelve al Oriente para los Sellos”.

   Cuando el Hermano Branham llegó a Indiana, le mostraron la remodelación del Tabernáculo, pero parecía que él estaba muy distraído. Indudablemente, el Señor era quién lo había dirigido a estar en este lugar; una instrucción directa de estar presente, en ese tiempo, para predicar los Siete Sellos; luego mientras allá en la cacería, la experiencia con los Ángeles, para confirmar la visión. El pueblo había respondido a la invitación, y muchos habían viajado por cientos de kilómetros para estar presente. Los cultos estaban por comenzar al día siguiente, pero cuando tuvo él la oportunidad de estar sólo en la oficina con su hijo Billy Paul, le dijo: “Paul, si alguna vez has orado por Papi, ora hoy, porque yo no sé ni la primera cosa de estos Siete Sellos”.

   Vean bien, aunque esta ya era la culminación de varias señales directas del Señor, el Hermano Branham tuvo que tomar cada paso completamente por fe, por cuanto no fue sino hasta unos momentos antes de salir a la plataforma a predicar cada noche que el Ángel del Señor le revelaba cada cosa.

Categorías: Ninguna